CAPILLA DE LA BUENA MAÑANA


La capilla de la Buena Mañana fué reconstruida por la fusión de dos capillas anteriores en 1490 a expensas de García Núñez de Mazuelo y Alonso de Lerma. Es de planta cuadrada con una cubierta de bóveda de crucería estrellada de terceletes.

En esta capilla cabe destacar el retablo de Gil de Siloé (finales del S. XV) con imágenes realizadas con gran minuciosidad flamenca y plasticidad germánica.

 

Los sepulcros de estilo gótico, barroco y renacentista son de las familias Lerma y Mazuelo.

A esta capilla venía a rezar Santa Teresa de Jesús cuando estuvo en Burgos para realizar su última fundación.

EXPLICACIÓN DEL RETABLO DE LA BUENA MAÑANA

 

SEPULCROS DE LA CAPILLA